dos amigas con los brazos alrededor de la otraCompartir en Pinterest
Justin Lewis/Getty Images

La esquizofrenia es una condición de salud mental que implica una desconexión de la realidad.

Junto con los síntomas que afectan la concentración y la memoria, las personas que viven con esquizofrenia experimentan psicosis, que incluye alucinaciones y delirios.

Pueden perder interés en sus actividades habituales, luchar con el cuidado personal y alejarse de sus seres queridos.

Estos síntomas pueden tener un impacto de largo alcance. No solo dificultan la vida diaria y contribuyen a la angustia emocional, sino que también pueden provocar aislamiento, problemas para dormir o uso de sustancias, cualquiera de los cuales puede afectar el bienestar y complicar el tratamiento.

Si su ser querido vive con esquizofrenia, es posible que se pregunte cuál es la mejor manera de ofrecerle apoyo. Aquí hay un vistazo a siete formas de ayudar, junto con algunos consejos sobre qué evitar.

Cuando reconoce y comprende los síntomas de la esquizofrenia, el comportamiento de su ser querido puede parecer menos confuso o aterrador.

Hay mucho estigma en torno a la esquizofrenia, gran parte del cual se relaciona con los síntomas clave de la psicosis:

  • Alucinaciones, o creencias no respaldadas por evidencia fáctica. Pueden creer que alguien está envenenando su comida, que tienen poderes especiales o que alguna organización externa controla su comportamiento.
  • alucinaciones, o ver, oír y sentir cosas que nadie más puede. Pueden escuchar música, voces que dicen cosas crueles o ver (y tocar) animales que en realidad no están allí.
  • Síntomas cognitivos, incluidos problemas para concentrarse, hablar con claridad o responder preguntas. Pueden usar palabras o frases que no tienen sentido, decir cosas que no puedes entender o repetir las mismas frases.

Alguien con esquizofrenia podría creer que en realidad es una celebridad o una figura histórica o religiosa.

Llamado delirio de grandeza, esto no es lo mismo que el trastorno de identidad disociativo, en el que alguien tiene una personalidad adicional separada.

También pueden hacer movimientos inusuales o espasmódicos y moverse inquietos. Y pueden parecer agitados o molestos.

Sin embargo, es un mito que la esquizofrenia automáticamente convierte a alguien en violento o peligroso.

Explore los síntomas de la esquizofrenia con más detalle.

Cuando su ser querido describe sus alucinaciones o delirios, es posible que no esté seguro de cómo responder.

Es normal no saber qué decir, pero aún puede validar su confusión, frustración y miedo, incluso cuando no comprende completamente su experiencia.

En lugar de descartar estos síntomas como mentiras o historias, recuerda que las cosas que ven, escuchan y creen son completamente reales para ellos.

Considere cómo se sentiría y cómo le gustaría que los demás lo apoyaran si creyera firmemente en algo que todos los demás niegan.

Pueden parecer desinteresados ​​en hablar y ofrecer respuestas “planas”, pero la dificultad para expresar emociones es un síntoma común de esquizofrenia.

También puede notar que sus patrones de habla parecen inusuales o desconocidos, y es posible que no siempre entienda lo que está tratando de decir.

De todos modos, dales tiempo para que se expresen a su manera. Déjelos hablar sin tratar de terminar sus oraciones o llenar espacios en blanco. Puede tomar más tiempo tener una conversación, pero hacer el esfuerzo puede ayudarlos a sentirse apoyados y conectados.

Es posible que desee hacer todo lo posible para facilitarle las cosas a su ser querido. Tal vez tenga muchas sugerencias o consejos sobre los cambios que pueden hacer para mejorar su bienestar.

Sin embargo, siguen siendo independientes y es posible que no necesiten o no quieran que te hagas cargo por completo.

En lugar de eso, pregunta: “¿Qué puedo hacer para ayudarte?”.

O intente hacer sugerencias que aún los dejen en control:

  • “Noté que no te queda mucha ropa limpia en el armario. ¿Ayudaría si tiro una carga de ropa para ti?
  • “¿Necesitas comestibles? Puedo llevarte a la tienda hoy.
  • “Estaba pensando que podríamos hacer la cena juntos, pero ¿por qué no lavamos los platos primero?”

Si dice que no necesita ayuda, es mejor respetarlo, siempre y cuando su seguridad no esté en riesgo.

Podrías pensar que tomar un poco de aire fresco o limpiar haría maravillas para su salud. Sin embargo, cuando insistes en que hagan algo que no quieren hacer, es posible que se sientan frustrados y se echen atrás.

El autoaislamiento y el retraimiento social suelen ser signos tempranos de esquizofrenia. Su ser querido podría perder interés en las cosas que solía disfrutar: el trabajo o la escuela, los pasatiempos y pasar tiempo con usted y otros seres queridos.

Mantenerse en contacto le brinda a su ser querido un importante apoyo social y emocional. Mantenerse conectado también le brinda la oportunidad de alentarlos si parecen reacios a obtener apoyo o continuar con el tratamiento.

Una vez que aparecen, los síntomas de la esquizofrenia pueden aparecer y desaparecer a lo largo de la vida. Crear un plan sobre qué hacer cuando esto suceda puede facilitar el manejo de los síntomas si regresan o empeoran.

Este plan podría incluir cosas como:

  • signos clave de un episodio de esquizofrenia
  • números para su psiquiatra, terapeuta y otros profesionales
  • estrategias para hacer frente a la angustia, incluidos los estiramientos, el movimiento físico o la respiración profunda
  • números de teléfono para contactos de emergencia
  • sus primeros pasos preferidos para obtener ayuda, como consultar con su terapeuta o dirigirse a la sala de emergencias
  • una lista de medicamentos actuales, alergias y otra información de salud importante
  • quién debe cuidar a sus hijos o mascotas y cuidar su casa

Si se siente cómodo haciéndolo, ponga su propio número en la lista y dígales que pueden llamarlo en una crisis.

También incluya números de líneas de ayuda para crisis que puedan brindar ayuda y apoyo inmediatos, como:

Las personas con esquizofrenia suelen necesitar tratamiento a largo plazo y apoyo de profesionales de la salud mental.

Los medicamentos para la esquizofrenia pueden mejorar los síntomas y, a veces, ayudar a evitar que regresen.

La terapia, por otro lado, puede ayudar a las personas que viven con esquizofrenia a aprender a reconocer los signos de un episodio y explorar estrategias para manejar los síntomas y la angustia que causan.

Puede preguntar sobre el tratamiento y ofrecer apoyo de manera positiva y solidaria. sin que haciéndolos sentir criticados o impotentes.

La terapia familiar también puede brindar a los miembros de la familia la oportunidad de obtener más información sobre planes de tratamiento y formas productivas de ofrecer apoyo.

La esquizofrenia no solo dificulta la concentración y la concentración en el trabajo o la escuela. También puede afectar la motivación y la capacidad para manejar las tareas diarias, que incluyen:

  • tareas
  • autocuidado
  • interacción con los seres queridos

Presionarlos para que hagan cambios para los que no están preparados, como volver al trabajo de tiempo completo, generalmente no ayuda.

En su lugar, anímelos a trabajar hacia objetivos pequeños, especialmente cosas que pueden hacer juntos. Podrías intentar:

  • ayudarlos a mantenerse físicamente activos haciendo caminatas juntos los fines de semana
  • animándolos a comer comidas regulares preparando la cena juntos
  • lluvia de ideas sobre una rutina nocturna que les ayude a conciliar el sueño más fácilmente
  • ayudándolos a enumerar pasatiempos relajantes para probar, como yoga, pintura de acuarela o jardinería
  • fomentando habilidades de afrontamiento saludables, como escuchando música o practicando meditación de atención plena

Muchas personas tienen problemas para acceder al apoyo de la comunidad para encontrar trabajo o arreglos de vivienda. Con su permiso, también puede ofrecer apoyo actuando como su defensor y haciendo llamadas telefónicas en su nombre.

Si no puede ofrecer ese apoyo, podría ofrecer ponerse en contacto con otra persona en la que confíen.

Hay muchas maneras de mostrar apoyo a alguien con esquizofrenia, pero hay algunas cosas que querrá evitar hacer.

Cuestionar o negar las alucinaciones y los delirios

Mucha gente piensa que es mejor contrarrestar suavemente las alucinaciones o los delirios diciendo algo como: “Eso no es real, o yo también lo vería”.

Sin embargo, estos síntomas son muy reales para ellos, y negar su realidad a menudo acaba ahuyentándolos.

Pueden decidir que no pueden confiar en ti porque no les crees. La falta de confianza puede hacer que sea más difícil apoyarlos y alentarlos a buscar ayuda para los síntomas.

Ofreciendo apoyo no significar pretender creer en las alucinaciones o delirios. Simplemente puedes decir:

  • “Debe sentirse tan molesto escuchar esas voces”.
  • “Eso suena tan confuso y estresante”.

Haciendo todo por ellos

Cuando su ser querido no puede hacer los quehaceres, los mandados o las tareas diarias, usted puede tratar de ayudarlo haciéndose cargo de esas responsabilidades.

Pero a menudo es más útil alentarlos a tomar medidas para hacer estas cosas por sí mismos y ofrecer apoyo cuando sea necesario.

También puede preguntar si hay algo específico que interfiere con las tareas:

  • Si no ha lavado la ropa porque se quedó sin jabón y tiene miedo de salir de casa, podrías ofrecerle ir al supermercado.
  • Si no pueden preparar la comida porque una voz los amenaza cada vez que toman un cuchillo, puede ayudarlos a cortar las verduras para unos días con anticipación.

También puede ofrecerles ayuda para planificar y programar responsabilidades semanales cuando pasen tiempo juntos.

Culpar o juzgar

Su ser querido no puede evitar tener esquizofrenia y no puede controlar los síntomas que experimenta. Incluso con medicamentos y terapia, es posible que las alucinaciones, los delirios y otros síntomas nunca desaparezcan por completo.

Ofrecer compasión y respeto es la mejor manera de apoyarlos y mantener su conexión, incluso cuando su comportamiento los confunda o los frustre.

Si se siente abrumado o agotado, siempre está bien ayudarlos a comunicarse con otra persona o profesional de apoyo.

Si su ser querido habla sobre el suicidio o la muerte o tiene síntomas graves de psicosis, ayúdelo a obtener atención inmediata.

Los signos de un episodio grave de psicosis pueden incluir:

  • no reconocer su entorno o seres queridos
  • sin saber quienes son
  • diciendo cosas que no tienen sentido
  • hablar de lastimarse a sí mismos o a otros
  • participar en comportamientos que los ponen en peligro, como tratar de conducir o salir mientras están desorientados

Consulte su plan de crisis para conocer los números de contacto de emergencia y su enfoque preferido para el tratamiento. Quédese con ellos, si es posible, o comuníquese con otra persona de apoyo para hacerles compañía.

Si no puede encontrar su plan de crisis y parece muy angustiado, puede ser el momento de llamar al 911 o al hospital psiquiátrico más cercano. Explícale que tu ser querido tiene esquizofrenia y que crees que está teniendo un episodio de psicosis.

Mientras tanto:

  • Dales espacio.
  • Evite tocarlos sin preguntar primero.
  • Hable con voz calmada y tranquila.
  • Mantenga las instrucciones simples, claras y fáciles de seguir.
  • Narre sus acciones, como, “Voy a hacer una llamada telefónica ahora” y “¿Está bien si me siento a su lado?”

La esquizofrenia es una afección de salud mental que quizás nunca desaparezca por completo.

El tratamiento y el apoyo profesionales pueden contribuir en gran medida a ayudar a su ser querido a aliviar los síntomas y desarrollar habilidades de afrontamiento.

No olvides, sin embargo, que tu El apoyo compasivo también puede marcar una gran diferencia al motivarlos a buscar ayuda para los síntomas y mantenerse al día con su plan de tratamiento.

Crystal Raypole trabajó anteriormente como escritora y editora para GoodTherapy. Sus campos de interés incluyen lenguas y literatura asiáticas, traducción al japonés, cocina, ciencias naturales, positivismo sexual y salud mental. En particular, está comprometida a ayudar a disminuir el estigma en torno a los problemas de salud mental.